La 'peste del pino' obliga a trasladar el Bosque de Oma

12/02/2020

Línea Verde

info@lineaverdemunicipal.com

A la edad de los pinos del Bosque de Oma, que han rebasado sus cuarenta años de vida, se ha sumado la 'banda marrón', una afección provocada por hongos cuyas esporas se esparcen por el viento. Como resultado, el 80% de los árboles pintados por Agustín Ibarrola está enfermo de muerte.

Para no perder este legado artístico, muy visitado y enclavado en el Reserva de la Biosfera de Urbaibai, la Diputación de Bizkaia y la familia están desarrollando un plan para reproducir las pinturas en un bosque cercano. No hay plazos ni presupuesto porque no saben el tiempo que les va a llevar la operación, que ya está en marcha. Desde hace meses están buscando un nuevo emplazamiento accesible, en el que plantarán un tipo de árbol más ecológico y duradero que el pino industrial.

El hijo del artista, el también creador plástico Jose Ibarrola, y el diputado general, Unai Rementeria, han presentado las primeras pinceladas de la iniciativa. Mientras tanto, se acondicionarán las zonas que sean seguras para las visitas del público. Porque si bien el bosque permanece cerrado desde noviembre de 2018, los visitantes se siguen colando en él. En la actualidad, está formado por 500 árboles pintados correspondientes a 61 conjuntos artísticos. Propiedad de la entidad foral desde 1990, será repoblado por especies autóctonas.

Mientras el plan avanza, la Sala Rekalde programará una exposición el Bellas Artes realizará su propia muestra sobre el artista, uno de los más destacados de la creación contemporánea vasca.

En el proyecto está trabajando una comisión expertos compuesta por el profesor de la UPV-EHU Fernando Bazeta; el artista Javier Riaño; el director del Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugaza, y la conservadora del Guggenheim Lucía Agirre.

«Oma es un símbolo de Bizkaia. No podemos evitar la muerte de los pinos, pero sí vamos a mantener viva la obra de Agustín y su genial ideal en ese emplazamiento», destacó Rementeria. Más que una réplica del trabajo de Ibarrola, la intervención en la nueva arboleda consistirá en un «traslado del concepto», sin la participación del artista, de 89 años, pero sí de personas cualificadas en Bellas Artes y bajo la supervisión de su familia.

Jose Ibarrola agradeció el apoyo de la Diputación, si bien recordó que «no ha sido siempre tan fácil como pudiera parecer». Explicó que su padre elaboró «un lenguaje artístico que es independiente del lugar donde se represente», de ahí que ese traslado conceptual esté dentro de las mismas posibilidades estéticas de Ibarrola. «Es una guía que compartió con sus compañeros del Grupo 57», que formó en París junto a Ángel Duarte, José Duarte y Juan Serrano.

En el nuevo bosque habrá un centro de interpretación, que no tiene por qué ser un edificio cerrado, matizó Rementeria. «Algo o alguien tiene que explicar a los visitantes que no es el capricho de un gnomo, sino parte de una trayectoria artística», concluyó Jose Ibarrola.

EL CORREO

Ingurune-Gaurkotasuna

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recopilar datos estadísticos sobre hábitos de navegación. El uso de cookies es necesario para la notificación de incidencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies